El Origen del Cristianismo.

A ciencia cierta, es poco lo que sabemos de Jesús de Nazaret. O al menos, mucho menos de lo que nos gustaría conocer.

La primera versión de su vida, nos la proporciona San Marcos en su evangelio. El cual lo escribió 40 años después de la muerte de Cristo. En ese tiempo, ya se empezaban a mezclar los acontecimientos históricos, con los elementos míticos, de su vida.

Sobre el nacimiento de Jesús, sugiero ver:  La Navidad

Sus padres fueron: José, de la casa de David. Y  María, también de la casa de David.

 

Nota; En México a los José, se les da el sobrenombre de " Pepe. "

Esta costumbre se remonta a finales de la edad media.    Las estatuas de san José, tenían en la base, las iniciales    P.P.,    Cuyo significado es:   " Pater Putatibus. "

O sea: " Aquel, al que se le atribuye la paternidad, sin ser cierto. "

y P.P. se transformó con el tiempo en Pepe.

 

En el nuevo testamento, se menciona que Jesús tuvo cuatro hermanos ( Santiago, José, Simón y Judas.) y varias hermanas. Aunque la ortodoxia católica, asevera que eran primos. Lo cual es totalmente intrascendente para el efecto de la misión del redentor. ( Desde el punto de vista de este autor. )

{ Mateo 13-55, 12-46, 13-54, Jn 2-12, Gal 1-19, Cor 9-3 ]

De su infancia, solo sabemos que viajó en compañía de sus padres, a Egipto. Y que regresó a Nazaret, antes de cumplir los 12 años.

La presentación en el templo, nos muestra otra de las muy escasas estampas de su juventud.

De ahí en adelante no se sabe nada. Hasta su aparición como predicador ambulante, alrededor del año 33, de nuestra era.

 


El Mesías.

Ahora al hablar de Jesús, de Cristo, o del Mesías, lo hacemos con una connotación muy alejada a la que se manejaba en el siglo primero de nuestra era.

Para poder apreciar lo que Jesús enseñó, es necesario trasladarnos a su tiempo y hurgar entre los documentos de la época.

Como la únicas fuentes confiables que disponemos, son los evangelios, y los hechos de los apóstoles. Tendremos que recurrir a estos, pero diferenciando lo que dice Jesús, de lo que comentan los evangelistas.

Pero antes de dar inicio a este tema, debemos considerar la autenticidad de los Evangelios, y de las cartas de los apóstoles.

En los primeros siglos del cristianismo, circularon innumerables versiones de evangelios. Muchos de ellos eran meras invenciones de supuestos iluminados. Y otros no concordaban entre sí.

Estos escritos se denominan evangelios apócrifos.

Los cuatro evangelios canónicos, se atribuyen a Mateo, Lucas, Marcos y Juan. La  adjudicación a estos, se hizo en el siglo ll. Cuando ya nadie estaba completamente seguro de ello.

La Iglesia tomó cartas en el asunto, y citó a los obispos a un concilio para definir la autenticidad de todos estos documentos. 

La selección de los evangelios canónicos, se realizó en el concilio de Nicea en 325 d.C., y fueron ratificados en el concilio de Laodicea en 363 d.C.

Existe una versión muy difundida, de que procedieron en este concilio de Nicea de la siguiente manera:

Se colocaron todos los evangelios en una mesa, se abrieron las ventanas. Y cuando un fuerte viento apareció, derribó casi todos, excepto cuatro. Los cuales se consideraron verdaderos, o canónicos.

Yo no lo creo así, especialmente porque no hubo consenso en ese concilio, y los obispos difirieron sobre ese asunto, por mucho tiempo.

Pero por otro lado, durante los tres siglos anteriores a ese concilio, se vivió una efusión de superstición y fanatismo, época en la cual muchos creyentes entraban en trance. Y posteriormente se dedicaron a publicar sus visiones.

Recordemos que el sentirse iluminado en ese tiempo ( Y en el nuestro también ) confería un aura de importancia a quienes hablaban lenguas o profetizaban. Y la cantidad de evangelios y escritos de revelaciones apócrifos, fue impresionante.

Y como no existían muchos elementos de juicio para fundamentar la autenticidad de los evangelios,  los obispos del concilio se tuvieron que apoyar en la tradición y su buen juicio en la seleccion los escritos ortodoxos.


Se supone que los evangelistas son:

1- Leví, hijo de Alfeo, recaudador de impuestos, a quien  llamamos Mateo.

Apóstol, escribió su evangelio, alrededor del año 70 D. C. Pero su redacción actual se remonta a documentos compilados en Egipto en el año 90 D. C. Este escritor conoció al Mesías.

2- Juan de Jerusalén, ayudante de  Pablo y Bernabé. Lo conocemos con el nombre de Marcus, o Marcos.  Escribió alrededor del año 80 D. C. No conoció a Jesús.

3- Lucarno o Lucas. Médico oriundo de Alejandría, compuso su evangelio a finales del siglo l. No conoció al Mesías.

4- Juan hijo de Zebedeo, Apóstol, y discípulo amado del señor.


Es probable que estos personajes sean los autores. Y en caso contrario, seguramente fueron otros cristianos que conocieron de primera mano los acontecimientos que narran.

Durante los primeros siglos de la Iglesia, circularon muchos evangelios. Tal y como lo menciona Lucas en el inicio del suyo.

De estos evangelios apócrifos, solo se conocen algunos fragmentos. Con excepción del de Tomás, escrito en el siglo ll, y que apareció con los pergaminos del mar muerto a mediados del siglo pasado.

El evangelio de Tomás solo relata las palabras de Jesús, pero omite los sucesos. Sin embargo en muchos aspectos es similar a los sinópticos. 

Valga la oportunidad para mencionar que tres de los evangelios autorizados ( Mateo, Marcos, y Lucas ), se denominan "Sinópticos", ( Por ser muy parecidos entre sí. ) y difieren en muchos aspectos al de Juan, que fue el último en escribirse. De los evangelistas, solo conocieron a Jesús : Juan y Marcos.

El evangelio de Juan muestra un Jesús mas humano, que dialoga con sus contemporáneos, que hace extensos discursos teológicos. Además presenta su vida pública en tres años . 

A diferencia de los sinópticos, que nos muestran un Jesús estereotipado, que predica pero no dialoga. Que habla en parábolas, y muestran su vida pública en un solo año. 


Los acontecimientos de la vida de Jesús, que son registrados en los evangelios son:

                                                                    MATEO        MARCOS      LUCAS          JUAN

        PRIMEROS AÑOS:

Nacimiento si no si no
Adoración de los magos. si no no no
Huida a Egipto si no no no
Jesús en el templo no no si no
Bautismo de Jesús si si si no
Tentación en el desierto si si si no

MINISTERIO DE JESÚS:

Inicio de ministerio en Galilea si si si no
Llamado de los primeros discípulos si si si si
Sermón de la Montaña si no si no
Nombramiento de los apóstoles si si si no
Multiplicación de panes y peces si si si si
Jesús camina sobre las aguas si si no si
Pedro reconoce que Jesús es el Mesías. si si si no
Transfiguración de Jesús si si si no
Resurrección de Lázaro no no no si

ÚLTIMOS DÍAS:

Entrada en Jerusalén si si si si
Expulsión de mercaderes en el templo si si si si
Traición de Judas si si si no
Preparación de pascua si si si no
Última cena si si si si
Proceso de Jesús si si si si
Crucifixión, muerte y resurrección si si si si
Aparición a los discípulos. si si si si
Ascensión. no si si no

Dada la diferencia existente entre los evangelios sinópticos y el de Juan, el asunto de la autenticidad de este último, se convierte en tema interesante. Por lo que pronto incluiré en este ensayo, un extracto del tratado: " Lugar y fecha de composición, del Evangelio de San Juan ", de Alfred Wikenhauser y Otto Kuss, con la autorización de Josheph Freundorfer y José Joaquín Flores, Obispo de Ibagué, España.

Jesús no fue un hombre solitario en su viaje de prédica. Le acompañaron doce seguidores, a los que llamamos Apóstoles, y fueron:

 


Pedro: Pescador Galileo, oriundo de Betsalia y cuyo nombre en Arameo es: 

Simón Bar-Jona. Le apodaban Cefas, que significa en el mismo idioma: " La piedra ".

Jesucristo da a ese apodo un significado especial. Cuando menciona: " Tú eres cefas, y sobre esa piedra, edificaré mi iglesia. "

La traducción de Cefas:  Al griego es Petros, al latín Petrus, y al castellano: Pedro.

Pedro tuvo una hija, después de haber sido seleccionado por el Mesías. Su nombre fue Petronila. Este nombre es una derivación de su apodo: " Pedro. "

Andrés: Hermano de Pedro, Pescador.

Santiago: Hijo de Zebedeo, hermano de Juan, a quien Jesús llamaba : " Hijos del trueno".

Juan: Hermano de Santiago, llamado el discípulo amado.   Posible autor de un evangelio, y del Apocalipsis.

Felipe: Oriundo de Betsalia.

Bartolomé: Llamado también Natanael, es hijo de Talmay.

Mateo: Recaudador de impuestos, posible autor del evangelio que lleva su nombre.

Tomás: El mellizo, se le llama:  " el incrédulo ". Posible autor de un evangelio apócrifo.

Santiago: Santiago el menor, hijo de Alfeo.

Simón: El Cananeo,  o el "celador".

Judas: Hijo de Santiago. También nombrado como Tadeo.

Judas Iscariote: Por ser oriundo de Queriyot, o por pertenecer a la secta de los Sicarios. 

Después de la muerte de Jesús, se integran al grupo de los apóstoles, varios de sus hermanos.

Quedando como jefe de la incipiente iglesia de Jerusalén, su hermano: Santiago. ( James.)

 


 

Para nuestro estudio, dividiremos las enseñanzas de Jesús,  en tres grandes rubros:

a- Tradicionales.

b- Espirituales y metafísicas.

c- Éticas y Morales. 

Pasaremos por alto las enseñanzas de carácter tradicional, que se refieren a las costumbres del tiempo. Y que son parte del discurso Rabínico de la época. Y que podemos encontrar en la tradición Judía de la época.

Para el observador, la parte mas trascendente del cristianismo, se encierra en el segundo tema: " Las enseñanzas espirituales y metafísicas "

En este sentido, la relación de Dios con Jesús, y la esencia del mundo futuro, se puede sintetizar en la frase:

" Yo soy el camino, la verdad y la vida. Y quien cree en mí, no morirá para siempre."

Con esta frase, Jesús atestigua la existencia del mundo futuro, la resurrección del los muertos,  y su posición como agente en la salvación del creyente.

La otra parte importante del mensaje, se fundamenta en la aseveración de que: El fin del mundo es inminente. " No pasará esta generación, sin que esto acontezca. "

( Teoría escatológica. ) Sin embargo, este mensaje no es original de Jesús, era muy frecuente en las prédicas de los rabinos de ese tiempo.

A partir de las revelaciones de los pergaminos de Qumran ( mar muerto ), nos enteramos que Juan el bautista es un personaje histórico. Y que existieron muchos predicadores en el tiempo de Cristo, con el mismo mensaje escatológico.

Con relación a la identidad de Cristo: ¿ Como se consideraba a sí mismo, Jesús de Nazaret. ?

Parece ser que Jesús no tuvo una percepción muy clara de su propia identidad, pues su mensaje en ese sentido es muy ambiguo. Y se limita a unas cuantas frases: " Yo soy rey",         " Tu lo has dicho ", etc.

Pero independientemente de cual fuese su propia percepción, reconocía un inmenso océano de distancia, entre el Padre y Él. Esto queda claramente asentado por la deferencia con la que se comunica, y suplica al Señor Padre nuestro.

Desde luego que los apóstoles, le adjudicaban el título de Mesías ( el Ungido ) . Pero con una connotación que dista mucho de la que le damos en la actualidad.

En tiempos de Jesús, el Mesías esperado era el líder del pueblo Judío. Mandado por Yahvé, para liberar a Israel, del Yugo Romano. Y dirigir a la población en el camino de la justicia y la reinstalación del Reino de Judá.

Este concepto correspondía a un hombre designado por Dios, pero sin características divinas de ninguna naturaleza.

Nótese que los salmos mencionan al rey David, como el Mesías o hijo de Dios.

Jesús se identifica a sí mismo como el Mesías, y así lo atestigua durante su juicio frente al sanedrín.

Referente a su identidad, El se llama: " Hijo del hombre ". Pero en un contexto superior al que le atribuían los judíos de su tiempo, pues se reconoce como un predicador de la verdad, y un instrumento para la salvación espiritual.

Por otro lado, reconoce que existe una gran diferencia en poderes y  sapiencia,  entre Él y Dios Padre.

Con respecto a sus poderes sobrenaturales, parece que al menos algunos de ellos, eran también atribuciones de otros predicadores de su tiempo. Y Jesús nunca les concedió un valor excepcional. ( ver: niño Fidencio.)

En una ocasión prometió los mismos poderes a sus discípulos, siempre y cuando tuviesen  fe. 

 


La ética Cristiana.

Ahora bien, si consideramos el aspecto ético. Su mensaje del bien y del mal, está definido por el sermón de la Montaña. Y es muy clara la identidad moral de estos principios, pues se les llama las bienaventuranzas, o sea: " Lo que acarrea lo bueno."

Estas son, en orden de importancia:

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos, es el reino de los cielos.

Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra.

Bienaventurados los afligidos, porque serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos la recibirán.

Bienaventurados los puros de corazón, porque verán a Dios.

Bienaventurados los justos, porque serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los que son perseguidos, porque de ellos será el reino futuro.

Bienaventurados los que son insultados y acusados falsamente, en mi nombre, porque su recompensa será en los cielos.

 

Hasta aquí, lo que Jesús de Nazaret nos dijo.

Y ahora debemos considerar lo que los apóstoles vieron o pensaron:

 

 

Basándose en lo anterior, los discípulos decidieron que Jesús era una Divinidad.

Esto nos parece ahora, una aseveración muy arriesgada. Sin embargo, en esa época había muchos dioses, inclusive los últimos tres emperadores romanos, también eran dioses.

Cabe ahora preguntarnos, ¿ Que clase de Divinidad era la que los apóstoles, le atribuían a Jesús. ?

En esto, podemos obtener mayor información, en: " Los Hechos de los Apóstoles " , donde en reiteradas ocasiones, ( mas de ocho ) se menciona textualmente, que Jesús fue rescatado de la muerte por Dios. Que fue resucitado por el Padre. 

( Pedro frente al sanedrín, ante las multitudes. Pedro y Juan en el sanedrín. Pedro en la casa de Cornelio. Saúl y Barnabás en Antioquia. )

Esto implica que no lo hizo por su propio poder, sino que fue el Padre quien intervino, para alterar las fuerzas naturales.

Y aunque no pensamos en este punto frecuentemente. Queda manifiesta la dependencia total de Jesús hacia el Padre, en lo referente a los poderes sobrenaturales.

Este es el acontecimiento central de la religión cristiana. Y por ello, un asunto de primordial importancia.

Todos los demás temas, son secundarios con respecto a este.

Es por ello que los católicos,  lo debemos  estudiar exhaustivamente. 

Pues si este hecho no es verdad, o tiene una connotación diferente a la que nosotros le damos, todo el edificio de la religión cristiana, se viene abajo. 

O al menos la visión que tenemos del divino redentor. Aunque en ese caso, puedan perdurar inalteradas las tesis éticas, y morales.

Y como es un asunto muy trascendente, lo dejamos para un futuro ensayo.


 

Es interesante observar que Pedro menciona en la casa de Cornelio, que Jesús es el designado por Dios, para juzgar a vivos y muertos.

Y con respecto a Dios Padre, la Biblia no deja lugar a dudas, y le atribuye toda la majestad, omnisciencia, y omnipotencia, de un Dios único y absoluto.

Pero para nosotros, es ahora muy difícil imaginarnos cual era la relación que suponían los apóstoles, existía entre el Padre y el Hijo. Y que grado de Divinidad le correspondía a este último.

El tema del Espíritu santo, lo tocaré mas adelante.

Para los Judíos ortodoxos de la época, todo esto les parecía una blasfemia. Pues estaba arraigada en la mente de los israelitas el concepto del Dios único, y con características unipersonales.

Pero para los gentiles, la presencia de un nuevo dios no era nada perturbador, dado que el politeísmo era algo que formaba parte de sus creencias.

Sin embargo, había algo de nuevo en este Dios. Su mensaje no estaba dirigido a los poderosos, los ricos y los fuertes. Como era el caso de los dioses tradicionales.

Ahora, Jesús se dirigía a los pobres, a los que sufren, a los perseguidos. En fin, a todos aquellos, para los que la vida era una penosa carga, en este despiadado Imperio Romano.

A pesar de no pretender derrotar al Imperio por la fuerza, prometía una remedio para el sufrimiento.

Recordemos que el fin del mundo está próximo. ( Y en cierto sentido así es, dado que el mundo se termina para cada cual, en el momento de la muerte. )

El Reino de Dios, está al alcance del mas pequeño de los mortales.

Como avalancha, la Buena Nueva se extendió por todo el Imperio, y aún mas allá de sus fronteras. Los conversos no se preocupaban por las nimiedades y las inconsistencias teológicas. 

El mensaje era tan fuerte y vívido,  y generaba emociones tan profundas en el alma de los conversos, que les permitía soportar los suplicios mas severos, sin claudicar de su fe.

Los cristianos se sentían en posesión de una fuerza, que envidiarían los caballeros Jedi.  ( de star wars. )

 Al principio, la mayoría de los cristianos se conformaban con el aspecto emocional de su fe. Pero al transcurrir los años, y dado que el mundo no parecía llegar a su fin, comenzaron a aparecer pensamientos mas sofisticados dentro de la congregación de los creyentes.

Al término de siglo segundo, muchos gentiles cultivados se convierten al cristianismo y aportan su pensamiento Greco Romano.

El primero de estos pensadores fue Clemente de Alejandría ( 150-215 d.C.) , quien estudió filosofía en Atenas, antes de su conversión al cristianismo.

Clemente estaba convencido que Yahvé, y el Dios de los griegos, eran la misma persona. Caracterizado por su " Apatía ", impasible e inmutable. Esta concepción se convirtió en idea fundamental del Dios de los cristianos.

También creía que Jesús era Dios, y aunque no era impasible, si tenía la identidad de Dios.

Los Cristianos del siglo lll, comenzaron a sentir las inconsistencias de esta teología en formación. ¿ Como podía haber dos dioses, y al mismo tiempo ser un Dios único. ?

Por otra parte: El Espíritu santo era considerado en ese tiempo, como una fuerza o emanación de Dios, y no tenía una identidad propia.

En esa época, un tal Sabellius, un personaje prácticamente desconocido, sugirió que los términos: " Padre, Hijo y Espíritu Santo ", se comparaban con las máscaras ( Personae ), que usaban los actores en escena. 

Por lo tanto,  el Dios tenía diferentes máscaras, con las que se presentaba a la humanidad.

Este fue el origen, de la distinción de las personas de la santísima Trinidad.

Desde luego, muchos cristianos no estuvieron de acuerdo con esa explicación. Pablo de Samosata, Obispo de Antioquia ( 270 D.C.) declaró que Jesús era solamente humano.

Orígenes, discípulo de Clemente, desarrollo una teología basada en el supuesto de una diferenciación gradual entre el hombre y Dios. Y una posibilidad de ascensión a la Deidad por el propio esfuerzo personal. ( Como lo creen los induístas. )

Arrio, un presbítero de Alejandría, hace una diferenciación entre las naturalezas del Padre e Hijo en 320 D.C.

El Obispo Alexandro y su discípulo Atanasio, se opusieron a este postulado. E iniciaron una guerra de ideas, que duraría mucho tiempo.

Se cita al concilio de Nicea (325 D.C.) para resolver la disputa. Es con la ayuda del Emperador Romano, que Atanasio logra imponer su criterio.

Todo estaba dispuesto para la definición de la teología Cristiana, que se cimentará en la:

  Época Patrística.

 


regresar