Un cambio hacia la tolerancia se manifestó, hoy en el Vaticano, con las declaraciones de Juan Pablo ll, sobre el paraíso.

A diferencia del lo mencionado en la encíclica " Dominus Iesus ", Ahora se aprecia un tono mas conciliador.

Lamentablemente la calidad de ambas declaraciones en muy diferente. Pues estas últimas no tienen el peso legal de una encíclica.

Bueno, pero ya es un paso adelante.


Ofrece Juan Pablo II "Paraíso"

Jueves 7 de diciembre del 2000

 

Ofrece Juan Pablo II 'Paraíso' a todos.

Juan Pablo II aseguró hoy, que las puertas del Paraíso están abiertas a " Todos los justos de la tierra, incluso aquellos que desconocen a Cristo y a su Iglesia ". 


Ciudad del Vaticano, El Vaticano.-(6/Dic./2000) Juan Pablo II

aseguró hoy, que las puertas del Paraíso están abiertas a "todos los

justos de la tierra, incluso aquellos que desconocen a Cristo y a su

Iglesia". Y que no entrarán en el Reino de Dios ni los inmorales, ni

los injustos, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los que

murmuran.

 

Estas afirmaciones las hizo, ante más de 30 mil personas reunidas en

la plaza de San Pedro del Vaticano, para la audiencia general de los

miércoles, en la que dijo que las personas están llamadas a cooperar

con sus manos, su mente y su corazón a la llegada del Reino de Dios

en el mundo.

El Pontífice, que apareció con buen estado de salud, manifestó que

en el Reino entran las personas que han elegido el camino de la

bienaventuranza evangélica, distanciados de los bienes materiales, y

aquellos que soportan con amor los sufrimientos de la vida.

 

"En el Reino entran los puros de corazón, que eligen el camino de la

justicia. Es decir, la adhesión a la voluntad de Dios.

Como advierte San Pablo: los injustos no heredarán el Reino de Dios.

No se emocionen: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los

adúlteros, ni los avaros, ni los borrachines, ni los que murmuran,

ni los rapaces entrarán en el Reino de Dios", afirmó el Obispo de

Roma.

Juan Pablo II agregó: "todos los justos de la tierra, incluso

aquellos que no conocen a Cristo y a su Iglesia, y que bajo la

influencia de la gracia buscan a Dios con el corazón sincero, están

llamados al Reino de Dios", en referencia a que las puertas del

Paraíso están abiertas a los hombres de acuerdo con su conducta

moral.

El Papa señaló que el Reino, es la "acción eficaz, aunque misteriosa,

que Dios lleva a cabo en el universo y en el entramado de las

vicisitudes humanas. Es gracia, amor de Dios hacia el mundo y

fuente de serenidad y confianza".

 


 

 Recopilación de Raúl Cadena Cepeda.