El catolicismo liberal.   


 Ing. Raúl Cadena Cepeda.    8 Octubre 2,002

Es posible que Usted estimado lector, en algunas ocasiones halla escuchado este término. Y probablemente no tenga una idea muy clara del mismo.

Es comprensible, dado que no es muy común que dentro de nuestra iglesia, alguien se defina como católico liberal.

Y quienes así lo han hecho, no han tenido la oportunidad de permanecer por largo tiempo dentro de esta institución.

Sin embargo, desde hace varios siglos existe dentro de ella, una corriente de pensamiento que podemos definir como liberal. A veces incipiente, otras titubeante y siempre al borde de la extinción.

Pero a pesar de ello, es la fuerza que permite la raquítica evolución del pensamiento teológico del catolicismo.

Y a pesar de que todos estamos familiarizados con el movimiento liberal, especimente el que se da dentro de la filosofía, la economía y la política. No conocemos el catolicismo liberal. Pues dentro de nuestra iglesia este movimiento  presenta características, marcadamente diferentes.

Veamos el porqué:

En el principio, era el Logos. Y en el Logos estaba Dios. Y Dios era el Logos.

Esta  introducción del evangelio de Juan, nos presenta la tesis fundamental del cristianismo desde el punto de vista de la metafísica, pues se refiere a la esencia del Dios padre.

Se complementa con:

Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Y quien cree en mí, no morirá para siempre.

Que es el postulado primario, de la presentación del Jesús, como hijo de Dios.

Y estas son las dos creencias indispensables que debe aceptar el cristiano. De otra manera no lo es.

Pero adicionalmente a este asunto de credo, estas tesis nos muestran un tema muy importante a considerar.

El tema de la verdad, y de la realidad.

En el primer postulado, se define a Dios padre, identificándolo con el Logos.

¿ Y que es el Logos.?

Es palabra griega que significa: " palabra ", o " razonamiento "

Bien, entonces desde el origen, identificamos a Dios con el razonamiento.

Y con respecto al hijo de Dios:  El mismo se autodefinió como " La verdad."

Y durante toda la existencia de nuestra iglesia, los clérigos se han devanado los sesos, tratando de interpretar a la deidad, su voluntad, y la relación que guarda con los hombres.

Este esfuerzo del intelecto, se llama: " Teología."

En el inicio del cristianismo, y hasta el siglo lV, la preocupación principal de la teología del cristianismo, era el conocer la voluntad del Dios Padre, a través de las enseñanzas del Dios hijo.

Para ello se recurrió a la tradición, la inspiración de los santos, las revelaciones, y a algunos pocos documentos, que hoy denominamos canónicos:  El antiguo testamento, los cuatro evangelios, los hechos de los apóstoles, y las cartas de Pablo de Tarso.

A partir del siglo lV, y hasta el Xlll, los teólogos del cristianismo, se apoyaron en estas fuentes del conocimiento, y crearon una doctrina rígida y dogmática.

No existió conflicto con la ciencia, puesto que esta última disciplina no existía en esa época. Y si por alguna casualidad, hacía asomo en algún pensador racional. Se le eliminaba de cuajo.

El razonamiento estaba supuestamente representado por la filosofía. Pero ésta existía solo nominalmente. La realidad es que se prostituyó a tal grado esta rama del saber humano, que podemos darla por ausente en toda la edad media.

Y aunque es cierto que algo de la visión metafísica del platonismo, formaba parte de la teología cristiana. La incorporación de esta filosofía, fue muy reducida y fragmentada.

Pero no hay mal que dure 1,500 años. ( ni siquiera en mi país.).

A medida que las brumas de la ignorancia se van disipando, la comunidad cristiana busca un apoyo filosófico para su doctrina.

Al final de la edad media hacen acto de presencia, Alberto Magnus, y Tomas de Aquino.

Se inventa lo que llamamos ahora, la escolástica.

Es un intento de incorporar la filosofía de Aristóteles y el razonamiento humano, al pensamiento del cristianismo

Pero este primer intento fue totalmente parcial, y bastante deshonesto.

Tomas de Aquino, quien da forma final a la escolástica, utiliza con maestría  la filosofía, para justificar las tesis del cristianismo. Pero cuando la filosofía no coincide con los postulados cristianos. Simplemente la ignora.

Se trataba pues de hacer coincidir a la fuerza, a estas dos disciplinas del conocimiento. Pero siempre dando por sentado que los dogmas cristianos prevalecieran.

Y aquí nos topamos con el concepto " verdad ".

Pues bien, Cristo se auto nombró, como la " verdad. "

Y en nuestra iglesia, la verdad es lo último que buscamos. Lo que deseamos es sostener nuestros postulados y hacer prevalecer nuestros dogmas.

Y a quien acepta esa praxis teológica, se le denomina ortodoxo, o conservador.

Cabe mencionar que las disensiones, llamadas herejías o cismas, son tan conservadoras como la religión madre. Pues presentan variaciones de los mismas dogmas. Pero de ninguna manera, dan cabida al pensamiento liberal.

Durante mil quinientos años, no existió otra opción en el seno de la iglesia católica. 

Sin embargo, el tiempo es siempre buen amigo de la verdad.

Y con el advenimiento de las revoluciones políticas en Europa. Y la revolución industrial en el Reino Unido en el siglo XVll, se comenzaron a permear ideas racionales, en las mentes de los ciudadanos comunes. Dando cabida al movimiento liberal. Y esto  coloca en trance, al sistema ortodoxo imperante.

El liberalismo político y filosófico, tienen su cuna en Inglaterra y Holanda, en el siglo XVll.

Y desde el punto de vista filosófico, se caracteriza por lo siguiente:

 

1- Tolerancia religiosa.

2- Es promotor del comercio y la Industria.

3- Favorece a las clases medias, sobre la aristocracia.

4- Sostiene el derecho a la propiedad privada.

5- Se opone a las sociedades estamentarias, y a las canonjías.

6- Es individualista.

7- Promueve la democracia.

 

Los apóstoles de este movimiento filosófico, fueron:

John Locke 1632-1704( Ensayos del entendimiento humano, Primera carta de tolerancia, Tratado del gobierno,)

George Berkley 1685-1753

David Hume 1711-1776

A partir de esa época, el liberalismo político y económico, comienzan su peregrinaje por la historia. Para imponer el capitalismo y la democracia en el mundo occidental. 

No sin enfrentarse desde luego, a las corrientes conservadoras, al movimiento romántico (fascismo, comunismo y nazismo.) y a la religión.  

Sin embargo, esto se presentó principalmente en el mundo no católico. Nosotros los latinos nos mantuvimos estancados, hasta entrado el siglo XX.

Bien, pero lo anteriormente mencionado, es motivo de estudio para las disciplinas de la política y la economía.

El tema que nos interesa ahora, es el del pensamiento liberal, desde el punto de vista teológico cristiano. Por lo que debemos centrarnos ahora, en este especial tema.


La caída del Imperio  Napoleónico, marcó una etapa de revitalización para la iglesia católica.

Durante el período de la revolución francesa, la iglesia fue despojada de sus privilegios. El Papa hecho prisionero, las propiedades confiscadas y los monasterios desiertos.

Pero después de Waterloo, se recupera el vigor eclesiástico. Pío Vll, reafirma la autoridad moral. Los Estados pontificios son nuevamente ocupados por el Papa, Y lo mas importante: Se restablece la orden de la compañía de Jesús.

Esto trajo aparejado el nacimiento de un pensamiento racional, dentro de la jerarquía eclesiástica.

La pesadilla de la revolución francesa, hizo que muchos pensadores laicos, abandonaran el postulado maquinista del universo. Y renunciaran al escepticismo y al racionalismo reinante en la época.

Y muchos de ellos, buscan abrigo en la tradición cristiana. Se convierten al movimiento romántico, a la reacción política, y a la fe del catolicismo.

Pero no vinieron solos, trajeron en sus maletas, al pensamiento racional. El cual entró de contrabando en nuestra iglesia.

Los pensadores mas notables de este grupo, fueron: Friederich von Schleger y  Joseph van Gorres.

Y con ellos, se filtra también, un incipiente movimiento liberal, dentro de la jerarquía.

Mientras, en el mundo laico, y en el período después de Waterloo ( 1815-30 ) La vida era difícil para los liberales en el continente. Los regímenes políticos se tornan ultra conservadores y represivos. Y los liberales deben permanecer en el anonimato.

A la muerte del moderado Pío Vll, La alta jerarquía en la iglesia católica, quien no simpatiza con los liberales,  pretende erradicar esta corriente de pensamiento. 

Sin embargo, la cercanía del resto del clero con las clases medias, quienes apoyaban decididamente al liberalismo, refuerza al pensamiento liberal. E impide ese intento de aniquilación de la razón, dentro de la iglesia.

En este momento, el movimiento católico liberal, no tenía muy bien definida su postura filosófica.

La consolidación de esta postura, se presenta con la aparición del sacerdote francés Felicité de Lamennais, considerado como el fundador del catolicismo liberal.

 

Felicité de Lamennais:

Sacerdote católico francés, de temperamento profético, cuyos escritos contenían pronósticos de increíble exactitud sobre el futuro de Europa.

Consciente de los profundos cambios psicológicos y sociales que se vivían en Francia después de la revolución, propone una nueva visión, sobre la nueva posición de la iglesia católica, en una sociedad posrevolucionaria, con posiciones marcadamente liberales.

Propone la separación total de la iglesia y el estado y sugiere que la fuerza de la jerarquía está en un papado fuerte, y nunca en la convivencia con la monarquía.

Esto lo convierte también en el portavoz del ultramontanismo, dentro de Francia. (Defensores del Papa de Roma.)

Y una vez aceptada la idea de independencia del estado, sostiene que se debe aceptar el resto del programa liberal, especialmente la libertad de educación, de prensa, y completa democracia. Demanda sufragio universal, adelantándose así, mas de medio siglo, al resto de los liberales.

En 1831 Lemennais había creado un amplio grupo de seguidores entre el clero joven y los laicos cultos de Francia.

Entre los mas talentosos se contaban: El conde de Montalembert y el padre Lacordaire. Con ayuda de ellos, publica el diario " L´Avenir ". Cuyo eslogan era:   " Dios y libertad."

"Estamos sembrando las semillas del catolicismo liberal. No temamos al liberalismo, catolicémoslo."

Esto era demasiado, para los conservadores obispos de la curia.

El arzobispo de París se pronunció contra el movimiento: " Que trata de subvertir el orden que Jesucristo estableció en la tierra."

Y sostenía que la separación de la iglesia y el estado, provocaría pobreza dentro de ella.

Lamennais, está de acuerdo. Y menciona que libertad y pobreza, son esenciales para la iglesia.

Desde luego, esto le pareció un mal chiste al Arzobispo. La presión de la jerarquía en contra de este movimiento comenzó a ser muy intensa.

Para salvar la situación, Lamennais recurre al santo padre ( El Papa, para quienes no lo sepan.) en busca de aliento. Pensando que el Papa le debía gratitud, por su campaña ultramontanista, seguramente recibiría apoyo, en este momento crítico. Un error garrafal.

Gregorio XVl, Papa proveniente de la orden monástica Camaldolese se encontraba en plena lucha contra el espíritu del liberalismo y la revolución en los estados pontificios.

Lamennais, Lacordaire y Montalambert, llegan a Roma, el 30 Diciembre de 1831 y presentan al cardenal Pacca, decano del sagrado colegio cardenalicio, un amplio memorandum en apoyo a sus ideas.

El Papa les recetó una espera agonizante. La respuesta se recibió hasta Agosto 30, de 1832.

La encíclica " Mirari Vos", es un duro golpe contra el liberalismo. Desautoriza todas las tesis y postulados de Lamennaris.

Rechaza la separación Iglesia Estado.  Se manifiesta en contra de la libertad de prensa, y sostiene que la libertad de conciencia es una locura.

Mis comentarios: El Papa en este caso, habla Excátedra.

! Carajo, que penoso caso para nuestra religión. !

 

Nota: Documento completo de la encíclica " Mirari Vos ".


Lamennais intenta salvar lo poco que queda, de este movimiento. Sostiene correspondencia con el Vaticano por un año. Presenta la tesis de que el Papa es infalible solo en materia de conciencia, pero no en asuntos temporales.

Pero solo logra encolerizar mas al Papa, quien le demanda plena sumisión.

La noticia del apoyo del Papa, al zar de Rusia, en la represión brutal de la rebelión, hace que el abad Lemennais, manifieste que la jerarquía católica se ha divorciado de Cristo, para fornicar con los torturadores.

Sin embargo, Lamennais claudica, y acepta la mordaza impuesta por Gregorio.

Pero el mundo laico no se quedó con los brazos cruzados. Unidos católicos y liberales, expulsan al rey de Holanda en 1830. En Latinoamérica, los países adoptan gobiernos liberales. Y en la misma Francia, se corona un rey liberal: Luis Felipe.

En el Reino Unido, los liberales logran un gran triunfo, con el " Acto de reforma.", que los faculta a compartir el poder con los conservadores.

Y en el ámbito moral, los liberales no se rinden.  A pesar de la deserción de Lamennais, Montalamert toma el liderazgo. Adopta una posición pragmática. Promueve el catolicismo liberal, pero sin confrontarse con el Papa. Procurando rehuir cualquier debate.

Forma el partido católico liberal, dedicado a promover la libertad de educación. 

Lacordaire, desde el púlpito de Notra Dame, utiliza su magnífica retórica para promover las tesis de catolicismo liberal.

Y Frederic Ozanam, otro católico liberal, funda la sociedad de san Vicente de Paul.

Estos pensadores creían que la iglesia debía de encontrar una relación mas positiva con el liberalismo. Y que las tesis de Mirari Vos, Harían perder a la iglesia su influencia en el mundo culto de la época.

En este tiempo, y apoyado por la revolución industrial, aparece el liberalismo económico, o capitalismo. La iglesia se enfrenta a un mundo cambiante, y ante este, solo el cristianismo liberal puede ser un punto de apoyo.

Pero a diferencia del protestantismo liberal, el catolicismo de mismo género siente poca simpatía por el capitalismo. Sin embargo reconocen en el liberalismo intelectual una fuente de virtudes, que pueden impulsar el pensamiento católico, hacia nuevos horizontes.


Así estando las cosas, y para colmo de males, el liberalismo católico recibe un golpe casi mortal con la aparición del ultra conservador Papa, Pío lX.

ver: Pío lX y los judíos.

ver: Pío lX y la cruzada antiliberal.

León Xlll,( 1878-1903 ),  sucesor de Pío lX,  no es liberal, pero tampoco un ultra conservador. Hombre pragmático, intenta conciliar la Iglesia con la cultura secular del siglo XlX.

Acepta la separación Iglesia-Estado, las constituciones democráticas, libertades civiles, incluyendo libertad de culto. ( Se entierra sigilosamente al silabario.)

Impulsa el avance intelectual y abre las puertas de la biblioteca Vaticana a los intelectuales.

En la encíclica "Libertas" de León Xlll ( 1888) , comienza a trabajar la reconciliación con el liberalismo. Y aborda el tema de la sociedad de masas, criticando la creciente pobreza de las clases trabajadoras, el sobre-trabajo, la falta de prestaciones sociales y las condiciones de hacinamiento en la vivienda.  


Se inicia la época del " Socialismo Católico " siguiendo los pasos e ideas de Lemennais.

El Obispo alemán Wilhelm Kettler en 1848, esboza una solución intermedia entre el capitalismo liberal y el socialismo de estado. Acepta la sindicalización, y el derecho del estado a intervenir para moderar al capitalismo. Así como la existencia de la propiedad privada como contrapartida al comunismo.

Las clases obreras se inclinan por los partidos socialistas, alejándose totalmente de la Iglesia Católica ( en Alemania, Francia e Italia ).

La Iglesia Católica, busca un nuevo acercamiento con la clase trabajadora.

En 1885 el cardenal Henry Manning (converso del anglicanismo) logra identificar a la Iglesia Católica de Inglaterra con la causa del " trabajo ". Convive en los mítines, con los obreros.

Solicita al primer Ministro Gladstone, la prohibición del trabajo para menores de edad.

En 1889 a la edad de 82 años, participa en la gran huelga de los muelles de Londres. Inicialmente como mediador, y logrando grandes prestaciones para los trabajadores.

En 1886 apoya al Cardenal Gibbons de Baltimor, Evitando la condenación de los "Caballeros del trabajo ", por parte de la curia romana.-  (La más importante unión de trabajadores de Estados Unidos, con 2/3 de membresía católica ).

En 1884 se funda la unión Fribourg, formada por líderes socialistas católicos. Su Presidente llegó a ser Cardenal en 1890.

En 1891, León Xlll promulga la encíclica  Rerum Novarum  llamada:  " La carta magna del Catolicismo social ".

La influencia del pensamiento social católico, se reflejó en las últimas dos décadas del siglo XlX, en numerosas uniones y sindicatos en Europa y los Estados Unidos.

El Padre Cardijn de Finlandia funda la organización: " Young Christian Workers " (Su mitin de 1974 en Versalles, reunió a 40,000 afiliados). 

( Sobre el padre Cardijn, leer la carta que nos envía Fa Claes, de Rijmenam, Bélgica )

En 1920 se formó la unión federal internacional cristiana, con 3.5 millones de agremiados. Siendo la piedra angular de los partidos demócratas cristianos en Europa, después de la 2a. guerra mundial.

Sin embargo, a pesar de que el catolicismo social, contiene elementos pragmáticos y del orden secular, no es un pensamiento liberal desde el punto de vista filosófico, porque no se finca en una teología racional. 


Es hasta mediados del siglo XX cuando recibe el pensamiento católico liberal , un verdadero impulso.

El reinado del Papa Juan XXlll, fue para los católicos liberales, la época de oro.

Cuando este prelado llama al concilio Vaticano ll, se abren las puertas del cielo, para estos pensadores:

Ver: Concilio Vaticano ll

Como podemos ver, el asunto de liberalismo católico está en proceso. Pues es un movimiento que ha visto truncado su desarrollo por las acciones institucionales de la jerarquía.

Podemos afirmar, que  se encuentra en gestación.

No es fácil pronosticar las posibilidades de supervivencia de esta corriente de pensamiento, pues se encuentra en conflicto permanente con el mucho mas robusto, sector conservador.

Sin embargo, a medida que la superstición cede terreno a la razón, los liberales encuentran mejor acogida dentro del seno de la iglesia. Aunque no sería de extrañarse, que un movimiento de retroceso los expulsara permanentemente de la iglesia.

El tiempo lo dirá.


Analicemos ahora. Las diferencias entre la doctrina conservadora y la liberal, dentro del  catolicismo.

Y antes de entrar en materia. Debo explicar que tanto la corriente liberal como la conservadora,  se refieren al tema teológico. Y no se relacionan con el comportamiento moral de los individuos.

Es un hecho paradógico, pero los católicos liberales mantienen muchas veces, una moral mas rigurosa que los conservadores.

A primera vista parece esto, ilógico. Pero como los liberales tienen que confiar mas en su criterio personal, y son en cierto sentido sus propios jueces; deben ser mas estrictos que los ortodoxos. Y como no tienen los artificios que los conservadores han inventado, para mantener una doble moralidad, se sujetan a una escala de valores mas consistente. ( ver tema de la confesión. )

En lo relativo al tema del comportamiento sexual, que es el talón de aquiles del católico conservador, es mas notable este fenómeno. Pues los liberales tienden a llevar una vida mas sana y feliz en este ámbito. Y los conservadores mantienen por lo general, la visión morbosa del catolicismo medieval. ( ver los escándalos sexuales en la jerarquía. )

Pasemos pues, a ver el asunto, desde el punto de vista teológico:

Es impresionante observar la brecha intelectual, que separa estas corrientes de pensamiento religioso. Mientras los liberales tratan de encontrar elementos filosóficos y científicos que permitan una armonía entre la fe y el pensamiento secular, los conservadores se atrincheran en las gastadas tesis escolásticas.

A los conservadores, se les llamó originalmente : Católicos integralistas. Ahora los conocemos como fundamentalistas.

Pero el principal elemento de ruptura entre ambos bandos, se debe a que los liberales sostienen que primero es la verdad, y después la revelación. Y que si se demuestra que un postulado religioso es falso, debe desecharse.

Esta posición les proporciona una gran ventaja en el mundo moderno, pues pueden dialogar tet a tet, con los científicos, los laicos de otras religiones, y los agnósticos.

Pero es una posición que les revuelve el estómago a los conservadores, quienes fundamentan su existencia en la verdad revelada, y no están dispuestos a transigir en ningún asunto de su fe. Porque esto destruye el único sistema epistemológico con que cuentan. Y los deja inermes ante un universo, sin rumbo ni destino.

Esto es anatema para el pensamiento tradicional. Y antes, como ahora, los integralistas dedican su capacidad intelectual, a justificar el dogma. Son muy socorridos los temas de la infalibilidad papal, los milagros, los aparecidos, el pecado, los demonios, y las reliquias de los santos.

Sobre este último asunto, recordemos al Cardenal Pie ( 1815-1880 )  quien se rodeó de un grupo de malandrines para defender la soberanía papal, en los estados Pontificios. Y como trabajo místico se dedicaron " A buscar el prepucio de Jesucristo.", que fue la única parte del salvador que no ascendió al cielo, junto con Él. ( No lo encontraron.--- Quienes estén interesados en reanudar la búsqueda, les recomeindo comuncarse con los grupos teológicos de mi localidad )

En México, los conservadores se dedican a justificar la existencia de Juan Diego, y los milagros y las  apariciones de la virgen de Guadalupe.

Un excelente ejemplo de la diferencia en la epistemología empleada, por ambos grupos.

Debemos tener en mente además, que los conservadores forman un grupo compacto y numeroso. Porque la jerarquía los ha catequizado en la aceptación incuestionable de los dogmas, y también en la infalibilidad papal. Lo que los hace inmunes ante las inseguridades de la duda, y les evita el conflicto de tener que evaluar los acontecimientos, de acuerdo a su propio criterio.

Esta posición es muy cómoda. Y da desde luego a la jerarquía, una libertad incuestionable, para interpretar los fenómenos del universo y los temas de moral y la conciencia, de acuerdo a sus gustos y necesidades. Y yo he observado que los creyentes, viven mas felices que los que dudan.

Pero es una posición deshonesta, pues ha limitado la participación de los laicos en las decisiones de la iglesia. Y  ha solapado y fomentado, las supersticiones que avergüenzan a los católicos pensantes.

Además, los conservadores tienen la ventaja de ser un bloque monolítico. Y como su doctrina es apostólica, se sienten comprometidos a evangelizar a todo aquel con quien se topan. Esto los hace intolerantes, creerse dueños de toda la verdad, y negados a cualquier cambio.

Por otro lado, los liberales aceptan el lema " Ubi dubium, ibi libertas ", "solo donde hay duda, hay libertad".

Y por esto, son un grupo atomizado, pues no presentan un frente común ante el monolítico dogma conservador.

Desde el punto de vista epistemológico, el pensamiento liberal del catolicismo, se mueve en una ancha franja. Que va desde un dogmatismo casi completo, hasta un cuasi agnosticismo.

Algunos católicos liberales, aceptan todos los dogmas, excepto la infalibilidad papal.

Otros no aceptan las apariciones y los milagros actuales, pero sí, los que Jesucristo llevó a cabo. Algunos no aceptan la virginidad de María, y aseveran que Jesús tuvo hermanos.

Unos pocos no están de acuerdo en la apropiación de los poderes de los sacramentos, por parte de la jerarquía.

Muchos no reconocen la validez del los libros del génesis. Otros dan por válida la teoría de la evolución de Darwin.

Otros tantos, aceptan el control de la natalidad por métodos artificiales, o están a favor de la eutanasia, o del sacerdocio de las mujeres. Etc.

Y los mas atrevidos, no aceptan la intermediación de la jerarquía, en la comunicación del hombre con Dios.

En fin, existe toda la gama que permite la propia libertad del pensamiento.

Sin embargo, todos ellos creen en la existencia de Dios Padre, y que Jesucristo es el hijo de Él.

Y también aceptan que el Dios se involucra en las acciones de los hombres, y existe un destino predeterminado en el universo.

Y también tienen una característica especial, que los distingue de la gran masa de creyentes.

Son generalmente mas instruidos, y casi siempre mas honestos.

Pero dejar el tema en este estado, es omitir uno de los rasgos mas distintivos de este movimiento liberal.

A pesar de ser, como dijimos, un grupo atomizado. Conservan características de identidad que los diferencian en dos sectores.

El primer sector de los liberales es aquel, formado por los que tienden a aceptar todas las enseñanzas del catolicismo, excepto aquellas que entran en conflicto con las verdades científicas comprobadas.

En este grupo se cuentan los que aceptan todos los dogmas, pero descartan lo que ellos consideran, que están en conflicto con la ciencia y la filosofía política aceptada por la comunidad en que viven. 

Como es el caso de que la tierra no es el centro del universo, que la creación del mundo no se dio hace 6,004 años, que la democracia es un buen sistema de gobierno, que la libertad de prensa es necesaria. En fin, descartan casi todo lo que Pío lX plasmó en su encíclica " silabario de errores ".

Este primer grupo de liberales es generalmente aceptado por la jerarquía. Y se le considera un mal necesario para la iglesia. Especialmente porque son contemporizadores y no cuestionan la autoridad del clero. Ello porque sirven como aparador a la jerarquía, de una postura mas o menos racional de los afiliados a la iglesia.

Pero existe otro grupo de librepensadores dentro de la iglesia. Estos tienen generalmente sus días contados.

La característica singular de este segundo grupo, es que cuestionan no solo las revelaciones que entran en conflicto con la ciencia y la filosofía. También rechazan una serie de enseñanzas que son incompatibles con el pensamiento racional de la época.

Y al hacerlo, dudan de la autoridad del clero, y la validez de su intermediarismo entre Dios y el hombre.

En este sentido, se atribuyen la autoridad para cuestionar, y rebatir los postulados teológicos. De definir su propia plataforma moral y religiosa. Y niegan las tesis morales, que van en desacuerdo con los esquemas éticos de su preferencia. A éstos, antes se les llamaba herejes.

Ahora nó, pues el término ha caído en desuso.

Estos librepensadores del catolicismo, se encuentran permanentemente en conflicto con la jerarquía. Antiguamente eran cremados en la hoguera. Ahora, son a veces tolerados, pero tarde o temprano deben apartarse de las cerradas filas de la iglesia, y buscar refugio en otros derroteros.

Pero a pesar de lo molesto que son para los conservadores, dentro del movimiento liberal del catolicismo, se encuentra el germen que permitirá a la iglesia convivir con el mundo secular. Y presentar nuevas alternativas para que el hombre moderno tenga acceso a la espiritualidad.

Y bajo esa óptica, llevar la palabra de Jesucristo, a un mundo alejado de Él.


Ing. Raúl Cadena Cepeda.                   REGRESAR