Inician semana, con rezos a San Nicolás,  ( Santa Klaus -- Santaclós. )

Monterrey, México.-Dicen que la fe mueve montañas, y también multitudes. 

Miles de devotos llenos de esperanza acuden semanalmente

a la Capilla Cristo Rey de Reyes, en la Colonia Laderas del Mirador,

con uno o varios favores en mente para San Nicolás de Bari, santo

que cada vez despierta más fervor entre los regiomontanos.

Todos los lunes, a las 19:00 horas, se dan cita cientos de personas

en busca de empleo, familias con conflictos difíciles o gente con

problemas de salud, entre otras situaciones críticas, que pretenden

ser solucionadas por la intercesión del santo patrono de los niños.

El Padre Felipe Flores López ha difundido la devoción

entre la comunidad. 

Esos favores que ha concedido San Nicolás a sus seguidores se han

divulgado de boca en boca desde poco más de dos años.

¿El resultado? La capilla llena hasta el tope, los alrededores

atiborrados de coches, que hasta es necesaria la intervención de un

agente de tránsito para desfogar el tráfico y fe, mucha fe, son los

elementos que colorean esta veneración de los lunes.

Mucho influye, aseguran quienes asisten frecuentemente al templo, la

celebración del Padre Felipe Flores López, a quien se le debe la

difusión de estas misas especiales de principio de semana donde se

pide a San Nicolás de Bari su intercesión por la salud y el trabajo

de la comunidad.

"Ésta es una devoción mundial porque en diferentes países que he

visitado está la figura de San Nicolás de Bari", aseguró el Padre

Flores López, quien es vicario de la Parroquia del Carmen, en la

Colonia San Jerónimo, "sólo que aquí es muy especial por la fe de la

gente".

La veneración a este santo nacido alrededor del año 270 d.C. en

Pátara, provincia de Lycia, en lo que hoy es el territorio de

Turquía, se profesa en la ciudad desde 1972, cuando el Padre Flores

López era párroco en la Iglesia de San Nicolás de Bari, en Escobedo.

"Se sabía poco de él, pero comencé a estudiar y a despertar más la

devoción e invitar a la comunidad a las misas y ahora se ha

convertido en algo trascendente", recordó.

Edelmira Arellano de Briones, devota de San Nicolás de Bari, como

muchas otras personas que han dado su testimonio vivencial, dice que

prácticamente volvió a nacer y todo por la intercesión del santo

ante Dios.

"Él me salvó, gracias a él estoy viva y toda mi familia también, a mi

esposo Gerardo y a mis hijos Irvin e Ivonne", asegura la vecina de

la Colonia 15 de Septiembre.

"Mi hija dejó una de las mechas de la estufa abierta y se escapó el

gas; la casa se llenó de gas y de no ser porque me desperté a las

tres de la mañana y abrí ventanas y puertas, no estaríamos aquí. En

mis oraciones a San Nicolás de Bari siempre está mi familia, por eso

creo que él nos salvó".

El antes y el después de ser una capilla abandonada en la Colonia Laderas del Mirador,

antes Fomerrey 21, la de Cristo Rey de Reyes se convierte ahora en

el "hit" del sector, que no se repite en otros templos como el de

San Judas Tadeo, donde también realizan la misa especial a San

Nicolás de Bari, pero no con la misma afluencia de personas.

Hace seis años, tres matrimonios de la colonia se acercaron al Padre

Flores López para solicitarle que oficiara una misa en el templo y

él aceptó, pero comprometiéndolos a trabajar juntos.

El templo fue transformado; se hizo más grande, se adecuaron las

instalaciones, construyeron nuevas áreas y se acondicionó el lugar

para recibir a más personas.

El ver que los "milagros" se daban constantemente y que quienes

acudían a este templo notaban un cambio positivo en sus personas o a

su alrededor, hizo que San Nicolás de Bari cobrara mayor fama entre

los fieles.

Y eso se nota en el número de sillas extra que tuvieron que adquirir

para dar cabida a los que ya no entraban al templo; mil 200 sillas

se acomodan en el atrio del lugar, además de los 400 lugares que se

ocupan en el interior da un promedio de mil 600 personas cada lunes.

Es común ver gente de pie, asomándose por las ventanas para escuchar

misa y encontrarse ahí con gente de muchas partes del área

metropolitana de Monterrey e incluso de otras ciudades.

Los fieles pueden llevar su petición por escrito y depositarla en

una urna durante el ofertorio; después son llevadas al altar, donde

se hace una oración para verlas cumplidas.

Después de la homilía, los fieles suben al altar, toman el micrófono

y hablan de aquello que consiguieron por intercesión de San Nicolás

de Bari.

"Muchos han dado testimonio cuando las personas sienten resuelto su

problema y ya estamos pensando en escribir todo esto para que no

quede en el aire", expresó.

Una obra de todos

Los feligreses de la Capilla Cristo Rey de Reyes afirman: "si se va

el Padre Felipe, esto se acaba".

Por eso colaboran con él para que pueda hacer bien su tarea; adultos

y jóvenes lo ayudan cada lunes para que no se canse.

Pero, ¿qué tiene de especial este sacerdote? Tal vez mucho de común

con respecto a otros presbíteros, pero la diferencia está en el

trato con la gente a quien atiende uno por uno.

"No soy yo, sino Jesús el que está obrando", dijo el sacerdote

regiomontano de quien dice tener el don de sanación, que ayuda a

aliviar males espirituales.

Este fenómeno de fe debe multiplicarse, indicó, pero todo depende de

los fieles.

FESTIVIDAD

- Fecha en la que se le recuerda:

- 6 de diciembre, día en el que murió.

- En algunos países se reparten en su fiesta dulces y

regalos a los niños.  

Derechos Reservados © Editora El Sol, S.A. de C.V., Derecho de Autor

REGRESAR