La Filosofía de la religión.

   Raúl Cadena Cepeda.

Rev: 13 Julio 2,003


En varios de los ensayos que he preparado, he presentado el tópico de la iglesia, de la jerarquía, la moral y también de la teología.

Todo ello, gira alrededor del tema de la religión.

Y aunque los he preparado bajo una metodología ortodoxa, el lector seguramente encontrará serias omisiones en la fundamentación filosófica de estos estudios. 

Para subsanar lo anterior, quiero hablar ahora del tema de la filosofía de la religión.

Y  antes de abordar el tema que ahora nos ocupa, revisaremos la fundamentación y semántica de los tópicos que trataremos.

La palabra religión  significa ( religio = unión ). Y se interpreta como el camino de unión, entre el hombre y el Dios. 

Y estas religiones están conformada por los siguientes elementos:

El credo comprende el mensaje doctrinario.

La iglesia es una institución humana. Constituida por todos los fieles, que son lidereados por una jerarquía. 

La liturgia la componen los ritos, encaminados a la adoración pública.

Y el código de conducta moral está formado por los mandamientos y reglas de observancia, de este credo.


Antes  de internarnos en el tema central, debemos aclarar algunos conceptos que generalmente confundimos.

Me refiero a la diferencia entre la religión,  misticismo, espiritualidad,  fundamentalismo, y  formalismo eclesiástico.


 

Una persona espiritual, es aquella que busca dentro de sí misma los elementos mas sublimes del pensamiento. Que busca la comunicación con Dios.

Las personas espirituales pueden ser religiosas o no serlo.  En ocasiones practican una doctrina religiosa, pero adecuándola a su visión particular del universo. 

Este es el caso de Jesús de Nazaret, Mahoma, Mohandas Gandí, Siddartta Gautama, y Ralph Waldo Emerson.

 

Una persona religiosa, es aquella que se apega a un credo doctrinario. Y que cree en la moral e historia que le presenta esa religión.  Y que cumple con las reglas, normas y rituales,  de la misma.

 

Una persona mística, es aquella que  practica una disciplina espiritual. 

El misticismo demanda extrema habilidad y dedicación. Ser poseedor de una personalidad balanceada, y estar en comando de las cualidades mas elevadas del intelecto.

Puede la persona mística, estar inmersa en algún credo, o no estarlo. En algunos casos el empleo de la razón pura y ajena al mito religioso puede transportar a la persona a la plena actividad mística.

 

Una persona eclesiástica, es aquella que sigue las normas y rituales de una religión. Que convive en las actividades de un grupo de creyentes y que acepta los dogmas de fe. Participa en la iglesia y comunión de los iniciados. Estas personas pueden ser morales, o inmorales. Dependiendo de los motivos que los impulsan a participar dentro de la organización.

Y pueden ser también,  o no ser, personas espirituales.

Generalmente no lo son. Comúnmente son bastante incultos y soberbios. Y se consideran poseedores de la única verdad. Casi siempre son apostólicos e intolerantes.

En la medida en que una religión es apostólica, la existencia de las personas espirituales que la integran se reduce considerablemente. 

Como el apostolado es geográfico y encamina a todos los habitantes de una región a participar en un mismo credo; y el pedir espiritualidad a un gran sector de la población es algo que va mas allá de las posibilidades de la raza humana; Estas religiones están formadas por meros advenedizos. 

En mi país, el 90% de la población son católicos apostólicos romanos. Muchos de ellos, fanáticos de la religión. Creyentes de todo tipo de milagros y apariciones. Pero me parece a mí, que no hay un 0.1% de personas espirituales.

Camina por las calles de la ciudad de México. Y me darás la razón. Si es que sales vivo de la experiencia.

 

En fechas recientes, ha adquirido mucho interés, el tema del fundamentalismo religioso.

A los talibanes, los shiitas y a los cristianos fanáticos, los identificamos de esa manera.

Pero la aplicación del término no es enteramente correcta.

Los protestantes norteamericanos, fueron quienes acuñaron el término. Y se adjudicaron a ellos mismos esa descripción, durante las primeras décadas del siglo XX.

El significado que le dieron al término fue el de un movimiento reformista, hacia los principios básicos del cristianismo. Y el objetivo de la denominación era para distinguirse de los cristianos liberales.

Con el tiempo este significado evolucionó, hasta el concepto que hoy tenemos del mismo. Y que nos permite aplicarlo a grupos religiosos extremistas.

La interpretación actual, se refiere, a personas que sostienen el siguiente patrón de comportamiento:

Bien, ahora toca el turno a nuestra religión, de pasar al pizarrón. 


 Filosofía del Cristianismo. 

Veamos lo que sucede a nuestro alrededor.

Si consideramos los acontecimientos importantes de la vida. Notaremos que ellos se encuentran enmarcados en el ciclo periódico del tiempo.

Pronto vendrá la Navidad.  Acaba de pasar la cuaresma, mi cumpleaños fue el mes pasado. Etc.

Y que tenemos ciclos de tiempo, que consideramos inmutables.

Todos los días sale y se mete el sol. Cada año está formado por cuatro estaciones.

Las estaciones se componen de 4 meses lunares cada una. Y los meses están formados por cuatro semanas, de siete días cada una.

 

Estos ciclos dan estabilidad a nuestra vida. Y en cierta medida, reglamentan nuestra existencia.

Nuestros antepasados estuvieron influidos por esta cadena de acontecimientos. Nosotros lo estamos hoy. Y nuestros descendientes lo estarán mañana.

Lo inmutable y lo eterno nos da tranquilidad y seguridad. Y lo relacionamos con lo que es verdadero.

 

Imaginémonos por un instante, que estos ciclos no existiesen.

El tiempo sería un continuom. No podríamos definir nuestra edad. Y no podríamos relacionar fácilmente los acontecimientos de la historia, con los de nuestra vida.

Tampoco sentiríamos la seguridad que nos da el hecho de que el próximo año tendrá las mismas estaciones. Que el próximo mes se verá la luna como hoy se ve. Y nos encontraríamos cayendo en  un inmenso precipicio. Sin un marco de referencia, que le diera a nuestra existencia sensación de permanencia.

En un mundo como este nos sentiríamos desorientados. Ver: la historia del calendario.

Pero no es así. Contamos con los ciclos del tiempo.

Y el hombre desde su origen ha ideado rituales que se acoplen, a esa cadencia constante del flujo del tiempo.

Las fiestas litúrgicas y civiles se repiten con el mismo patrón de comportamiento, que los ciclos solares, lunares y de las estaciones. Con permanente regularidad.

Porque necesitamos permanencia y definición de rumbo en la vida. Y la religión se adapta a perfectamente a este sentimiento.

Y es este mismo sentido de estabilidad y seguridad, el que le proporciona al hombre, Su religión.

Es muy difícil para el ser humano, vivir sin el abrigo de una religión. En primer término, porque no tendría normas morales permanentes, con que regir sus acciones.

Tampoco podría intentar influir en su destino, y en el del universo. Pues no puede recurrir a un Dios para protección y amparo.

No encontraría sentido en esta corta vida, carente de definición de su fin último. Y la incertidumbre de una vida de ultratumba sería congoja permanente.

Pero el efecto mas importante de la religión, es que proporciona al ser humano un sentido de identidad con el pasado, el presente y el futuro. Un sentido sagrado de continuidad.

La sensación de pertenecer a esa historia sagrada. Que la historia le pertenece. Y él pertenece a la historia.

Esto es lo que definimos como,  " El destino romántico del hombre. "

 

Veamos:

Todas las religiones cuentan con una mitología, que define la creación del mundo, la evolución de los eventos, y la existencia del fin de los acontecimientos.

La mitología puede ser cíclica o lineal.

El cristianismo opta por la segunda, sugiriendo que existió un inicio. Y habrá un final del mundo.

Estas historias son parecidas unas a otras; con mayores o menores variantes. Pues estas leyendas se transmiten de las religiones antiguas, a las nuevas.

El judaísmo recibió prácticamente toda la historia de la creación, de la mas antigua religión persa.

Por otra parte, dentro de las religiones, lo que es bueno y malo está nítidamente establecido. Son los mensajes que Dios ha dado a través de los iluminados. Y que se presentan claros y sin ambages.

Desde luego, en ninguna parte de cualquier religión, se justifica el porqué de estas definiciones morales.

Y como el hombre carece de visión critica, acepta por válido todo ello.

Como ejemplo, presento un caso simple ( del evangelio del Domingo pasado )

El evangelio de Marcos, asegura que Jesucristo dijo:.---  " Dejad a tu familia, todos tus bienes y seguidme. Así llegaréis al reino de los cielos."  ( Mas o menos.)

Seguramente debe haber alguna justificación del porqué, dejando tus bienes y tu familia, entraréis en el reino de los cielos. ( Cosa que yo no he hecho, ni tampoco Usted querido lector.)

Sin embargo nadie se ha molestado en preguntarse: ¿ Porqué. ?

Como en este simple ejemplo, en los credos nos topamos con una inmensa cantidad de aseveraciones que damos por válidas, pero que carecen de cualquier justificación lógica, y que posiblemente son falsas.

En resumen. Nos encontramos con el hecho de que el hombre, acepta sin cuestionar las definiciones míticas y morales de los iluminados. Y esto le acarrea un doble beneficio. Y un grave maleficio.

En primer término, lo libera de la pesada carga de la indefinición moral. Y el tener que cuestionarse sobre cada acción en su vida. Todo está ya descubierto, la doctrina es infalible, y me garantiza la salvación.

Ante cualquier duda o diferencia. Tenemos las escrituras, que nos guiarán en la incertidumbre.

Y en segundo lugar; le permite formar parte de una comunidad en la cual todos aceptan estos valores. Y él puede recriminar y exigir a los demás, a que cumplan el mismo código que él sostiene. ( Esto es el inicio de la intolerancia.)

Y proporciona además un inmenso beneficio psicológico al creyente que observa la ley.  Le da una sensación de adictivo placer, el sentir la comunicación con su Dios. Pero siempre bajo la valiosa tutela de un intermediario. ( Un clérigo, por supuesto.)

Esto genera una inmensa cohesión, y da estabilidad a la comunidad religiosa.


 

Pero aquí, hay gato encerrado. Hay que leer la letra pequeña.

Estos indudables beneficios, tienen por otro lado, un alto precio a pagar. Y la factura no tarda en llegar.

Las religiones deben ser inmutables. Sus esquemas morales inalterables, y sus dogmas indisolubles.

Porque de otra manera, no podrían subsistir al paso del tiempo. Cada quien inventaría su propia religión. Una vez que un mito se ha creado, éste se vuelve dogma e inmutable. Y es defendido contra viento y marea, por los creyentes. ( Aunque no entiendan lo que defienden. Como es en la mayoría de los casos. )   Ver: La evolución del mito.

Esto genera un estado de resistencia al cambio. Y la propensión a creer ser poseedores de toda la verdad. Y la única verdad, por añadidura.

También genera un seria intolerancia. Pues todo credo apostólico promueve el fanatismo.

Ver: Satanismo y brujería.

Y ante los cambiantes esquemas de la vida humana, se convierte en camisa de fuerza. Y en foco de conflictos, rencillas, y guerras santas.

También pone en crisis al pensamiento racional, cuando los dogmas se tornan insostenibles. O cuando se manifiesta claramente algún error en la doctrina.


Aquí cabe incluir un tema interesante: Sobre la autenticidad de la Biblia.

Y al respecto podemos considerar estas posibilidades:

1-    Todo lo que dice la Biblia, es verdadero.

2-    Es verdadero solo parcialmente.

3-    Es un invento total.

Podemos desechar el punto tercero, dado que encontramos en muchos de sus libros, argumentos demostrables. Así como hechos y personajes históricos.

Pero durante largo tiempo se debatió en la argumentación teológica. La verdad  de acuerdo al primero, o al segundo de los puntos mencionados.

A veces, nosotros no llegamos a comprender el porqué de la intolerancia de los clérigos, que durante la mayor parte de la historia de la iglesia cristiana se obstinaban en defender asuntos mencionados en la Biblia, que nos parecen ahora intrascendentes y baladíes.

Hay un motivo muy importante.
Si aceptamos que la Biblia contiene algunos errores, por pequeños que estos sean, entonces podremos seguir cuestionando temas de mayor trascendencia. Y la mazorca comienza a desgranarse. Y  ¿ Quien puede definir ahora, el punto donde termina el mito, y comienza la verdad. ?

Esto coloca al pensamiento religioso en trance. Debido que bajo ese esquema tiene que ser justificado cada argumento para comprobar su veracidad.

Y los metiches de los laicos, comienzan a cuestionar asuntos que no les competen. ( Como es el caso de un servidor.)

Y todo el edificio de la religión tradicional se viene abajo. Pues se presenta ahora, el relativismo de las verdades reveladas.

Hasta finales del siglo XVl, el aparato de la verdad revelada, había permanecido intacto. La iglesia pudo sostener que todo lo escrito en la Biblia, era verdadero.

Pero Copérnico, Keppler, Galileo y Giordano Bruno. Demuestran con claridad meridiana que la Biblia miente en los temas de geografía y astronomía. Poco después se demuestra lo mismo sobre los  temas geológicos, antropológicos, históricos y biológicos.

Los teólogos se defendieron en un principio, enviando a la hoguera a quienes presentaban argumentaciones en favor de la ciencia, y en contra de la verdad revelada.

Pero a la larga, no les quedó mas remedio que aceptar que lo que durante siglos afirmaron, era falso. Un asunto que por embarazoso es evitado en las prédicas dominicales.

Ahora tenemos que trabajar con el argumento no 2.

Lo que menciona la Biblia ( antiguo y nuevo testamento ), es cierto, pero solo parcialmente.

Entramos así, en el tema de la honestidad doctrinaria.

Parece que hoy en día, los católicos debemos hacer un análisis de conciencia y aceptar que nuestra percepción de la verdad, no es absoluta.

Y que ésta es definida por condicionantes históricas. ( De las conclusiones de Vaticano ll. .   No es idea mía.  ! Afortunadamente.! )

- Se acepta que los libros sagrados, no son inspiración divina sobre una persona, sino que fueron escritos en diferentes épocas, bajo esquemas que envuelven la historia humana" :

" Costumbres y formas litúrgicas, y formulaciones dogmáticas, que se pensaban nacieron con los Apóstoles, aparecen ahora, como productos de complicados procesos de crecimiento, dentro de la matriz de la historia".

( Traducción: No todo lo escrito en la Biblia, es verdadero. )

---Constituciones, decretos y declaraciones, del concilio Vaticano ll.----

Carajo, que penoso.


Pero siguiendo el hilo de nuestra historia. Analicemos los fundamentos de nuestra propia religión.

El mensaje de Jesucristo se fincó en la tolerancia, la invalidación de los ritos, y la exaltación de la empatía entre los hombres.

Pero con el tiempo la religión cristiana se transforma en rígida, dogmática, fanática, intolerante, y en ocasiones cruel y despiadada.

Ver. Juicio de Luis Carvajal y de la Cueva.

ver: Satanismo, Brujería, Exorcismo y Reliquias.

( Si alguno de mis lectores tiene alguna duda, le puedo enviar un breve listado de hechos, que seguramente lo convencerá de la validez de esta aseveración.)

Pero el credo no es así. El mensaje debería mantenerse ajeno del manipuleo de la jerarquía, la política, y la lucha del poder.

Pero generalmente no es el caso. El hombre y su iglesia son quienes conforman la política y la praxis de la doctrina, y los resultados son inmensamente mundanos.

Esto nos lleva a la conclusión de que el ser humano es por naturaleza intolerante. Y que la iglesias son solo una de las múltiples respuestas a esa propensión.

Aunque también son las iglesias en algunos casos, el mecanismo para la manifestación de los valores de caridad, empatía y solidaridad entre los hombres. Y este es el escenario que nos toca apreciar generalmente en la vida cotidiana.

Pero cuando el fanatismo se adueña de las almas y las pasiones se vuelven incontrolables. Y si agregamos a ello el sentimiento de creer sancionadas y avaladas nuestras acciones por la Divinidad. Tenemos un panorama explosivo.

Esto nos lleva a la conclusión, de que la religión es el instrumento ideal para la manifestación de las pasiones, buenas o malas, del ser humano.

Y que si hoy desaparecieran todas las religiones del mundo. Mañana florecerían credos similares. Y con las mismas características de tolerancia o intolerancia, que tenían las originales. Cambiaria el credo y el rito. Pero la iglesia nó.

Porque la situación cultural y de ilustración del hombre, es la que define esta actitud.

Ello nos lleva a pensar que la tolerancia y el espíritu de libertad solo se dan, bajo situaciones culturales elevadas.

Y donde existe una sana competencia entre todos los elementos del poder : (Cultural, político, militar, económico y religioso. )

Y si a eso aunamos que las pasiones humanas no son privativas de ningún grupo social, o religioso. Tenemos ahora, una bomba de tiempo.

Al amalgamarse los credos con el poder civil, nos encontramos hoy en un mundo de intransigencia y represión. ( ojo: Islam ) --- ver: la intolerancia.


 

Pasemos ahora, a hablar sobre: La liturgia y el ritual

La liturgia la componen los ritos encaminados a la adoración pública.

El ritual lo conforman una serie de acciones, generalmente comunitarias,  que se complementan con música, vestuario y coreografía. Y que son el trasfondo de credos religiosos.

El artificio mas socorrido del ritual, es el uso de repeticiones semi- hipnóticas de cantos, frases u oraciones.

Los rosarios son un buen ejemplo de ello. ( Observación: El rosario no es invento cristiano. Es musulmán. )

Yo me pregunto lo siguiente:

Si uno ya hizo profesión de fe en un momento,  ¿ Que objeto tiene hacer múltiples repeticiones de la misma oración? . ¿ Acaso Dios está sordo, o necesita que lo despertemos de su sueño. ?

Esto, desde luego, tiene un objetivo. Dar forma al ritual.  Adormecer el consciente, para crear recuerdos permanentes en el subconsciente. Mismos que solidifican la fe, en un credo particular.

Ver el apartado, Hipnotismo y sugestión, en mi ensayo; Satanismo y reliquias.

Debo informarles que estos rituales, no son un buen mecanismo para la comunicación con el Creador. Existen otros procedimientos mas eficaces y expeditos. Sobre todo, los que van acompañados del respeto a las creencias de los demás.  Incluyendo en este rubro a los agnósticos, ateos y liberales. ( y a un servidor. )

Ver. Los milagros y la oración.

En realidad los ritos no están dirigidos a honrar a Dios. Sino mas bien, a satisfacer la necesidad de permanencia del creyente.

Dios no necesita que lo honremos. Nosotros somos los que lo necesitamos.

Pero los ritos no son fáciles de inventar. Generalmente tienen raíces profundas; en culturas y religiones anteriores. Y son en el fondo, simbolismos que se repiten permanentemente.

En todas las culturas, los ritos guardan múltiples similitudes. Y un asunto muy importante, es que la liturgia debe estar acorde a los calendarios en uso.

Desde luego, que desde el punto de vista lógico, no hay justificante para el hecho de que los cristianos deban ir a misa, cada vez que la tierra gira siete veces sobre su eje. ( Aunque los clérigos así lo afirmen.)

O que se celebre el nacimiento del Mesías, cada vez que la tierra da un giro alrededor del sol. Aunque nadie sepa cuando nació realmente Jesucristo. ( Ver: el origen de la Navidad. )

Pero para la gente común. Esta coincidencia entre el ritual y el paso del tiempo, le da estabilidad al la doctrina. Y también a la vida emocional y espiritual del creyente.

Así pues, las festividades religiosas se entremezclan con los ciclos del tiempo. ( ver: historia del calendario. ) 

He ahí, el porqué, para la religión cristiana  fue tan importante la exacta medición del tiempo. Y la correcta definición del calendario.

Fue imprescindible el fijar las fechas de las fiestas acordes al verdadero paso del tiempo, y de sus ciclos naturales.

Y ello les da no solo a los ritos, sino a toda la doctrina, una perspectiva de eternidad, seguridad y validez. ( Esta necesidad generó uno de los pocos casos, en que se da un impulso a la ilustración , bajo el auspicio de la religión.  La astronomía y las matemáticas fueron apoyadas por la iglesia en su intento de encontrar el correcto calendario.  Un punto bueno, anotado por la religión.  ! Le servirá ! , ya que lleva pocos en este ensayo.)

Recordemos que el hombre identifica lo permanente y lo periódico, con lo verdadero.  Y lo pasajero o cambiante, como lo falso. 

Y aquí hay que abrir un paréntesis.

Dependiendo de lo avanzado de la sociedad donde se practican los rituales, se pueden identificar a éstos, con la magia, o con la tradición.

Si leemos mi ensayo sobre el niño Fidencio, caemos en cuenta, que los rituales practicados dentro de ese culto, tienen un alto contenido de elementos mágicos. ( Bueno en el sur de mi país, todo es así. )

Por otra parte, cuando voy a misa los Domingos, ( Pero no todos, y generalmente motivado por mis hijas o mi esposa.) en mi pequeña comunidad, percibo que los rituales están encaminados a dar espacio para la reflexión y la oración. Y nadie en su sano juicio, supone que se puedan alterar las leyes naturales, con los cantos y las lecturas.

Y los rituales que se siguen representan una comunicación entre los fieles y su tradición judeo cristiana. Es ésta la expresión de una cultura religiosa elevada, sin elementos mágicos o de superstición.

Desde luego, esta es solo mi apreciación. Tal vez los demás opinen diferente. 


 Bien, ahora veamos la estructura formal de los credos.

Las religiones son como un arco iris. Podemos distinguir una gama diferente de colores, que van desde el rojo al violeta.

En la búsqueda de la unión con Dios, observamos que la religión se compone de diferentes niveles de identidad. Que van desde una concepción mística, hasta una burda intención de manipular la voluntad divina.

El nivel mas alto, lo integran las especulaciones metafísicas.

 

El segundo nivel lo conforman, las vivencia espirituales.

 

El tercer nivel lo componen las definiciones éticas:

 

El cuarto nivel, esta formado por el credo y las normas morales.

 

El cuarto nivel, se finca en los rituales.

 

El quinto nivel, lo forman los mitos y leyendas. 

 

El sexto, y mas bajo nivel, lo componen las supersticiones, o los fraudes.

 

Si hacemos un censo rápido de quienes practicamos una religión. Encontraremos que la inmensa mayoría de los creyentes nos concentramos el los últimos niveles del espectro.

De hecho casi no hallaremos quienes se encuentren, el los dos primeros niveles.

Esto hace que las religiones se acerquen mas al ámbito del fanatismo y la superstición, que al de la búsqueda incondicional de la voluntad Divina.

Un asunto sumamente importante en este tópico, es el hecho de que las iglesias han tolerado y en algunos casos promovido, la existencia de mitos y falacias dentro del credo.

Esto con el pleno conocimiento de la alta jerarquía, de la falsedad de los eventos.

El motivo detrás de estas acciones es el de no causar escándalo entre los fieles. Y no quitar a la gente sencilla, elementos que reafirmen su fe.

Cuando se desató la polémica sobre la historicidad de Juan Diego, y las apariciones de la virgen de Guadalupe, iniciada por el Abad Guillermo Shulemburg. ( Encargado de la basílica de Guadalupe. Y quien negó la autenticidad de Juan Diego y las apariciones. ) 

La respuesta del Arzobispo primado de México fue:

" No es importante el hecho de si Juan Diego existió, o nó.  Lo importante es que la gente lo cree así,  y esto es lo que se debe preservar. "

Independientemente, de la veracidad, o falsedad de los hechos antes mencionados. (De los cuales el autor del presente ensayo, se declara incalificado para juzgar- Principalmente porque sabe lo que le conviene. ) .  Nos topamos todos nosotros, con una manera de pensar y actuar anacrónica  por parte de la jerarquía.  Misma que es anatema para el pensador científico, y para el católico racional.

Lo mas importante de acuerdo a ese criterio, es la fe del creyente. Sin tener en cuenta si el objeto del credo es verdadero o falso.   Actitud fomentada con el propósito de preservar las creencias fundamentales, pero apoyándolas en mitos, magias y superstición.

Pero a pesar de las buenas intenciones, y  lo efectiva que ha sido esta estrategia. Es una actitud equivocada y deshonesta.

Por ello, es labor de los católicos pensantes, comenzar a separar la paja del trigo.

Y poco a poco redefinir su vida, de acuerdo al mensaje original de Jesucristo. Aunque los clérigos se opongan a ello.


Por último, antes de leer la historia de la iglesia, debemos prepararnos para conocer los acontecimientos que dieron forma al pensamiento religioso del cristianismo.

Y para ello debemos hacer hincapié en la relación entre el ser humano y Dios.

 

1- La relación unipersonal.

Si nos remontamos al inicio de las religiones, posiblemente hace medio millón de años. encontramos que el hombre de Neandertal, hoy desaparecido, adoraba las fuerzas naturales.

Y particularmente cuando hace 200,000 años, nuestro antepasado, el hombre de CröMagnón, dibujaba las pinturas rupestres en las paredes de las cuevas en Europa, y enterraba a sus muertos siguiendo un complicado esquema ritual.

Caemos en cuenta que la relación primitiva entre el hombre y sus Dioses era una, de carácter unipersonal. El hombre de acuerdo a su propia inventiva, ideaba mecanismos para comunicarse con las fuerzas del mas allá. Pero siempre de Tú a tú, y sin recurrir a intermediarios. ( Carajo, ya estamos tocando el tema medular.) ( Carajo = despedir con  malos modos. --- Real academia de la lengua española.)

 

2- La relación con intermediarios, seleccionados por Dios.

Pero al aparecer la religión de los Israelitas, alrededor del siglo XVll, antes de Cristo, todo cambia.

Aparecen algunos individuos que supuestamente seleccionados por Dios, se convierten en intermediarios entre Éste, y el resto del clan. 

Recordemos a los patriarcas Abraham, Jacob, Isaac, etc.

Y posteriormente a los profetas, como Amos, Elías, Daniel, etc.

Y se encargan de imponer en el resto de la comunidad su voluntad y su esquema moral.

Pero esta actuación, se daba ajena a la voluntad del destinatario laico, quien por lo general buscaba evadir esta impuesta responsabilidad.

 

3- La relación del cristianismo:

3.1- Del Mesías:

Jesucristo fue un rabí itinerante, de la casa de David. Y  el fundador de una nueva religión.

Sostenía que era hijo de Dios. Y que tenía algunos poderes para interceder por los creyentes Israelitas de su nueva doctrina.

" Yo soy el camino, la verdad y la vida. Y quien cree en mí, no morirá para  siempre "

Pero desde luego, nunca mencionó ser un Dios. Y se manifiesta únicamente  como un intermediario entre el Dios único y los Judíos.

( Nota ver mi ensayo: La evolución del pensamiento de Dios.)

Y reconoce la facultad de sus seguidores, para comunicarse directamente con el creador. Y de buscar los dones espirituales por si solos: " Padre nuestro que ..."

 

3.2- Los Apóstoles.

Pero a la muerte del Mesías, un selecto grupo de iluminados entre ellos su hermano carnal Santiago, los originales apóstoles, y algunos advenedizos como Lucas ( Lucarno ), y  Pablo de Tarso,  inician una cruzada para divulgar el evangelio.

Con el tiempo estos iluminados se transforman en los vínculos entre los creyentes y Dios. 

Los que tuvieron suerte. Los que nó, fueron dados de baja en el concilio de Nicea en 325 d.C.

Con esto, el cristianismo adopta el esquema de intermediarismo heredado por la religión madre: El Juadaísmo.

Y al igual que los profetas Israelitas, los iluminados cristianos se sentían tocados por la mano de Dios.

Los distinguía una cualidad especial, la posibilidad de contactarse con Dios.  Pero eran laicos al igual que todos los demás, y su ministerio lo ejercían de manera informal.

 

3.3- Los Profesionales de la fe.

Pero a partir del siglo ll, todo cambió. Los intermediarios se profesionalizaron. Y comienza la etapa de separación total, entre los fieles.

La iglesia se constituye en dos castas bien diferenciadas.

Los clérigos, como intermediarios ante Dios, y poseedores de los dones del cielo, depositarios de las llaves de san Pedro, y con opción a definir e imponer los códigos de conducta moral sobre todos los demás.

Y los laicos como seguidores, e ignorantes. ( Laicos significa muchedumbre o soldadesca )

Los primeros acaparan todos los elementos culturales. Y los segundos inician un gradual descenso en la cultura, hasta convertirse en un mero rebaño de ignorantes. ( como somos ahora )

 

3.3-  El reino eclesiástico.

A partir del reconocimiento del cristianismo como religión oficial del imperio en 316 D.C. se acentúa aún mas, la brecha entre los clérigos y los laicos.

Al aliarse los primeros con el poder temporal, se apropian ahora de los bienes materiales. Y de los principales métodos de coerción para mantener sus prerrogativas; dentro y fuera de la iglesia. 

Se inicia el período de conversión masiva y forzosa de la población, a la religión cristiana.

 

3.4- El poder temporal

Al finalizar la época patrística, los laicos quedan plenamente eliminados del panorama religioso. Y los clérigos redefinen su estructura jerárquica, mediante los patriarcados y posteriormente mediante el reino definitivo del Papado.

Con ello queda sellada la suerte de la iglesia cristiana,  quedando sujeta al ferro dominio de un selecto grupo de individuos que dominarán al mundo por mas de mil años.

Y al tener el pleno control de los creyentes inician ahora la lucha por apropiarse del poder temporal. Especialmente ahora que después de la caída del imperio Romano de Occidente, los reinos bárbaros carecían de la cultura mas elemental, y requerían urgentemente de los servicios de la antigua burocracia romana; y desde luego, de la muy poderosa organización de la iglesia cristiana de occidente.

 

3.5- El retorno del Jeday  (  los laicos. )

El poder temporal monolítico de la jerarquía, se ve menguado seriamente con el cisma Luterano, y la consiguiente pérdida del monopolio religioso.

Esto permitió que los reyes de Europa se  pudiesen sobreponer al dominio de los Papas, quienes a partir de la edad media comienzan a perder el poder temporal.

En el siglo XlX, con la pérdida de los Estados Pontificios y el advenimiento de la revolución industrial, que permitió a los laicos el acceso a los bienes de consumo, al capital y la cultura; Se inicia la emancipación de las conciencias, y la independencia del pensamiento secular.

Las tesis evolutivas, colocan al pensamiento religioso tradicional en trance.

Y en esta época, como una pequeña llama de bujía, el catolicismo liberal hace su presentación en la historia. ( y seguiremos así, mientras no nos extirpen.)

El siglo XX muestra características inesperadas. El Papa Juan XXlll cita al concilio Vaticano ll,  y da un giro al pensamiento tradicional del catolicismo. Genera nuevas expectativas de libertad y de espiritualidad, y trae un espíritu de autenticidad y renovación como nunca antes visto.

Se discuten los temas de la sexualidad humana.  "La mojigatería comienza a disiparse lentamente".

Se abre la expectativa no cumplida de la  coparticipación de los obispos, en la definición de las tesis morales.

La revolución sexual, toma por sorpresa a la jerarquía católica.

La respuesta de la curia ante los problemas del divorcio, clonación, aborto, anticonceptivos, homosexualidad y promiscuidad, es totalmente inefectiva.

En el ámbito político religioso, la compañía de Jesús y la teología de liberación  modifican el panorama político e ideológico de los países pobres de Latinoamérica.

Pablo Vl, elimina el índice de los libros prohibidos. La Biblia ya puede ser leída por los laicos.      ( Yo la comencé a leer, pasados los treinta años de edad.)

Un reducido grupo de católicos laicos comienza a cultivarse, y a salir de la ignorancia religiosa. Sin embargo en los países latinoamericanos la incultura y la superstición no pueden ser superadas.

Juan Pablo ll  retoma el derrotero conservador, donde no se muestran cambios en la teología, ni en el dogma. 

Los laicos inician cuestionamientos callados, ante la inconsistencias entre el mundo de la ciencia, y el de la religión.

El reinado del Papa es rígido y absolutista. Los obispos se ven nulificados en la presentación de propuestas.

En un mundo que se mueve a velocidad vertiginosa en los descubrimientos científicos, y en los conflictos sociales. La iglesia católica se encuentra en una esclerosis total. 

Los nuevos esquemas en el campo de la astronomía, la biología, la genética, la ética, la moral, y la política; sobrepasan la capacidad de respuesta de la jerarquía de la iglesia.

Los planteamientos ante estas demandas siguen siendo los tradicionales, mismos que no han permitido un mejoramiento substancial.

Se hacen públicos los abusos y aberraciones sexuales de muchos miembros de la jerarquía católica.

El liderazgo moral de la jerarquía frente a la ciudadanía, comienza a rezagarse.

Los laicos católicos no pueden aportar ideas en ese campo. La estructura absolutista impide cualquier participación. El infantilismo en este ámbito no puede ser superado.

La religión sigue circunscrita a temas de reliquias, santos, apariciones, milagros, y rituales.

Los problemas de:  Genética, aborto, sobrepoblación, desempleo, pobreza, inseguridad y violencia, así como la injusticia social, no pueden ser abatidos. 

A medida que el reinado del  Papa polaco se acerca a su fin, la crisis de inteligencia, para enfrentar los problemas teológicos se hace patente cada día.

Pero los cambios se avecinan rápidamente.

 Y de aquí en adelante te toca a tí, amigo mío, escribir la historia.


Raúl Cadena Cepeda.

11 Julio 2003-

 

Bibliografía:

Cristianity:  Roland H Bainton

Historia de la Iglesia Católica: Thomas Bookenkoter.

Historia del cristianismo: Oxford.

La Historia de Dios. Karen Armstrong. 

Sociología: Francisco A. Gomezjara.

 

                                                         REGRESAR