Se han cometido mas crímenes en nombre de Dios,

que en nombre de satanás.

Dios está ofendidio, y satanás también.